Nuestro Proceso

Con el paso del tiempo y los diversos experimentos, hemos logrado establecer unas normas de calidad en cada proceso que desarrollamos, todo con el objetivo de lograr lo mejor en la taza final de nuestros cafes y conquistar los paladares de nuestros clientes.

Existen básicamente tres métodos para procesar el cafe, lavados, mielados y naturales. En cada uno de ellos siempre intervienen procesos de fermentación que son controlados midiendo los grados brix, temperatura y pH.

Fermentaciones que pueden realizarse por métodos aeróbicos y anaeróbicos o de maceración carbónica, en los cuales los tiempos pueden variar según lo que tratamos de obtener. Y son estos métodos los que hacen resaltar las mejores notas de los cafes.

Nuestro secado es por medio del sol en camas elevadas en tres pisos. Tenemos siempre presente que lo mejor es lograr llegar a 11,5% de humedad mediante un proceso lento para garantizar la calidad que buscamos.

También muy importante es el almacenamiento en bodega para que el cafe se estabilice y se logre una mejor uniformidad. Siempre usando bolsas especiales para evitar la contaminación de olores e insectos.

Pero principalmente la calidad esta dada desde la buena fertilización en el campo, siempre con productos orgánicos, sin pesticidas o insecticidas; la sombra de arboles nativos que regulan temperatura, la erosion y promueven el medio ideal para las aves y el aporte de materia orgánica.

No sobra decir que desde el inicio, durante y hasta el final de cualquiera de los procesos, realizamos una estricta selección de las cerezas y los granos de cafe, lo cual es fundamental para tener la mejor materia prima a la largo de todo el proceso.